El modo en que se cuida a una persona enferma puede afectar seriamente a su evolución. Disponemos de personas tituladas en enfermería y geriatría, cualificadas y con experiencia en atender a pacientes aquejados de alzheimer, párkinson o demencia senil, entre otros. Además, estas personas pueden realizar tareas de aseo y cuidado  de personas con minusvalías o encamadas.

Las personas tituladas en enfermería pueden ser contratadas como internas o externas; por días, horas o noches; y puede acudir al hospitales o atender en el domicilio.

Los beneficios de contratar a una enfermera son los siguientes:

 
  • Favorecer la calidad de vida, manteniendo el entorno habitual y conocido.
  • Identificar por adelantado las descompensaciones de la enfermedad, reducir los efectos adversos y disminuir los desplazamientos urgentes.
  • Mejorar el estado físico y emocional, adaptarse al proceso de la enfermedad y restablecer la vida cotidiana.
  • Gestionar mejor el tiempo, más independencia y más confort psicológico.
  • Asegurar la toma correcta de medicamentos.
Pedir presupuesto